fbpx

Por un planeta azul

Preservar el medio natural y garantizar un crecimiento sostenible que no comprometa la capacidad de desarrollo de generaciones futuras

Preguntas Frecuentes

Encuentra respuestas a las preguntas acerca de la eficiencia energética.

A continuación, respondemos algunas preguntas que pueden surgirte con respecto a las mejores prácticas a seguir.

Algunas de las primeras acciones que puedes emprender para empezar a notar el ahorro en tu factura de la luz son:

  • Substituir tus bombillas tradicionales por bombillas de bajo consumo o bombillas Led.
  • Mantener desconectados los aparatos electrónicos mientras estén en desuso. Aunque su consumo sea menor cuando están en stand by, este también contribuye a nuestra factura.
  • Asegúrate de que el termostato está correctamente graduado y adaptado a tus necesidades: de 20 a 23 grados en invierno y de 22 a 25 en verano.
  • Tratar de mantener una temperatura estable siempre te resultará más económico energéticamente que someter los aparatos de refrigeración y calor al sobreesfuerzo de volver a calentar o enfriar tu hogar tras una variación térmica radical.
  • A la hora de adquirir nuevos electrodomésticos, apuesta por electrodomésticos eficientes, pues el cambio será muy notable en tu factura y compensará la diferencia en el costo inicial.
  • Baja unos grados la temperatura máxima del agua caliente en tu hogar, no solo ganarás en seguridad ante un descuido, sino que además evitarás que la caldera trabaje de más.
  • Asesórate en nuestra página y con la ayuda de un profesional acerca de qué cambios de mayor calado puedes acometer en tu vivienda para hacerla más eficiente energéticamente.

Si el edificio se encuentra en buen estado de conservación, podremos enfrentar su rehabilitación en cualquier momento, siempre que contemos con los permisos necesarios.  

Actualmente existen diversos programas de ayudas para la rehabilitación energética de inmuebles, impulsados por el IDAE y gestionados por las CCAA. Puedes consultar más información sobre los requisititos para obtenerlas, dónde y cómo solicitarlas aquí.

Sí, es posible realizar el aislamiento de la vivienda tras su construcción, tanto por el interior como por el exterior, siendo esta última la opción que reporta mejores resultados cuanto al aislamiento térmico y acústico. En el apartado de Eficiencia Energética de esta web, puedes consultar las diferentes soluciones de aislamiento disponibles para fachadas, cubiertas y paredes interiores.

Sí, el aislamiento de la fachada por el exterior puede realizarse en edificios de Comunidades de Vecinos, siempre y cuando se cuente con el consentimiento y firma de todos los propietarios de la finca.

Para las viviendas particulares y el autoabastecimiento de edificios, la energía renovable que más se suele emplear es la solar o fotovoltaica, puesto que es la que menos depende de los factores climáticos, la disposición de una gran extensión de terreno, la orientación y las costosas infraestructuras, como podría ser el caso de la energía eólica o la hidroeléctrica.

Los dos principales motivos por los que ésta es la energía renovable predilecta para el autoconsumo en España son, por una parte, las horas de asoleamiento que disfrutamos en nuestro país, y por la otra, el hecho de que no se requiere una gran extensión de terreno para realizar la instalación de las placas solares. Simplemente una azotea o cubierta bastarán para disponer de una fuente de energía renovable de la que abastecer nuestro hogar. Además, actualmente no existen peajes de acceso a la instalación, puesto que el conocido como impuesto al sol fue derogado en 2018.

El ahorro energético implica incorporar ciertos hábitos a nuestra vida cotidiana que nos permitan reducir nuestras facturas, por ejemplo, apagar los aparatos eléctricos cuando estén en desuso, regular nuestros termostatos o tender al sol.

Por otra parte, la eficiencia energética implica acometer cambios de mayor profundidad en nuestro hogar que hagan que éste consuma lo menos posible para cumplir con su correcto funcionamiento, independientemente de nuestros hábitos. Cambiar las bombillas convencionales por bombillas led, aislar térmicamente la fachada o cubierta o incorporar griferías de apertura en frío, por ejemplo, son cambios en pro de la eficiencia energética.

Por supuesto, no por tener un hogar eficiente debemos desconectar por completo de aquellos hábitos que nos ayudarán a ahorrar, pues estos siempre son recomendables tanto para el bolsillo como para el planeta. Sin embargo, un hogar eficiente siempre sacará mayor partido de nuestros esfuerzos y notaremos un ahorro muchísimo mayor.

Aunque el objetivo de ambos certificados es en esencia el mismo (informar al consumidor a cerca del comportamiento energético de un producto o bien y a cerca de la energía que requiere para el cumplimento de su función), estos dos documentos se emplean en ámbitos distintos. El certificado de eficiencia energética evalúa el comportamiento de los inmuebles y edificios, teniendo en cuenta también sus emisiones de CO2. Por su parte, las etiquetas de eficiencia energética se refieren, principalmente, a los electrodomésticos.

El primero debe expedirlo un técnico cualificado tras un estudio detallado de las características del inmueble, mientras que, en el segundo caso, es el fabricante quien, tras realizar los ensayos y exámenes al producto a los que la ley obliga, debe proporcionar la información al cliente en forma de etiqueta.

Actualmente, los electrodomésticos que deben ir acompañados de una etiqueta energética para que el consumidor pueda tener en cuenta la eficiencia energética en su proceso de compra, son los siguientes:

  • Hornos eléctricos
  • Neveras y congeladores
  • Lavadoras y secadoras
  • Lavavajillas
  • Lámparas y bombillas
  • Televisores y pantallas electrónicas

¡Queremos ayudarte!

Si quieres más información sobre productos y soluciones sostenibles de GAMMA, solo tienes que rellenar el siguiente formulario: